Shirley Grundy y su forma de ver el currículum

shirleyg.jpg

 

La teoría de los intereses constitutivos

 

Grundy señala que el currículum no es un concepto o un plan diseñado para seguir pautas, sino que es una construcción cultural que se constituye en una forma de organizar un conjunto de prácticas educativas humanas. En ese sentido, no existiría un currículum “a priori” sino que más bien existen creencias, relaciones sociales y contextos en donde se llevan a cabo estas prácticas.

 

Para comprender esta noción de “currículum”, Grundy toma la teoría de los intereses cognitivos de Jurgen Habermas en donde está muy presente el concepto del hombre y del mundo. Para Habermas el interés del ser humano se orienta al placer que permite que la especie se reproduzca. Para crear las condiciones para ello, es necesario utilizar la racionalidad, de ahí que señala que el interés fundamental de la especie humana es el interés por racionalidad “la preservación de la vida se enraiza en la vida organizada ante el conocimiento, así como por la acción” (Grundy p. 25).

 

Habermas parte de la postura que la especie humana se orienta hacia el placer, entendiéndose a la acción como racionalidad. Es interesante analizar la forma en que esa racionalidad se manifiesta, la cual, por otra parte, determinará lo que un grupo social defina y considere como conocimiento.

 

Este interés puro por la razón se expresa en la forma de tres tipos de intereses constitutivos de dichos conocimientos y la acción experimentada, ya que saber y acción no son independientes ni autosuficientes, sino que interactúan permanentemente.

 

Los intereses técnico, práctico y emancipador, representan los tres tipos de ciencia mediante los cuales se organiza el saber. El técnico, incluido en las ciencias empírico-analíticas; el práctico, en las ciencias histórico-hermeneúticas y el emancipador, en las ciencias críticas.

 

“Un currículum emancipador tenderá a la libertad en una serie de niveles. Ante todo en el nivel de la conciencia, los sujetos que participan en la experiencia educativa llegarán a saber teóricamente y en término de su propia existencia cuándo las proposiciones representan perspectivas deformadas del mundo… En el nivel de la práctica, el currículum emancipador implicará a los participantes en el encuentro educativo, tanto profesor como alumno, en una acción que trate de cambiar las estructuras en las que se produce el aprendizaje y que limitan la libertad de modos con frecuencia desconocidos” (Grundy p. 39)

 

En mi opinión el currículum emancipador está muy ligado a los cambios evolutivos y transformadores que está experimentando el ser humano actualmente, no sólo como un ente individual sino que también como parte de la sociedad. Los cambios que estamos vivenciando como sujetos en permanente conciencia permeable, permiten que este modelo sea realmente viable de llevar a cabo, otorgándole a la educación la posibilidad de dejar atrás los modelos que sólo ven al aprendizaje como una instancia de exitismo económico y no integracional.

 

 

 

El currículum como producto

 

 

El currículum como producto, informado por el interés técnico del conocimiento está sustentado en conceptos claves: producto-destreza-control. El objetivo final está determinado por la calidad del producto buscado. El profesor será preparado para encaminar al alumno hacia ese logro, el cual deberá responder de modo fiel a los prefijados, las destrezas a enseñar serán perfeccionadas por especialistas, ajenos a la función directa de enseñar y serán impuestas a los docentes a través de las prescripciones del propio diseño.

 

La Teoría prescribe, organiza, determina, orienta y controla, los docentes diestros aplican estas teoría y comprueban los logros a través de sus acercamientos con los objetivos previstos. No hay participación de los docentes ni de los alumnos en los sistemas de evaluación.

 

En el currículum como práctica la comprensión de significados, el juicio y la acción en el marco de la deliberación reflexiva tienen lugar en el mundo de los hombres. La metodología de acción es el consenso, la negociación y la formulación de instancias que conduzcan a situaciones buenas para los hombres. No tienen cabidas las que no puedan ser participativas. La acción no es objetiva, es objetivada, situada. Los puntos de vistas son considerados para la reflexión y no para juzgar las acciones de los otros. Esta postura contextualiza el conocimiento y la acción, y respeta el trabajo de los docentes que se comprometen con el desarrollo curricular desde su propia interpretación.

 

El diseño del currículum se considera como un proceso en el que el alumno y el profesor interactúan con el fin de dar sentido al mundo

 

 

El currículum como praxis:

 

Luego de las relaciones que establece Grundy entre las nociones Aristotélicas y los intereses técnicos, prácticos y emancipadores de Habermas, el autor se posiciona desde el punto de vista de la emancipación para realizar una análisis sobre el nexo que posee este término con la postura de Habermas. En ese sentido, para Grundy el currículum emancipador es totalmente incompatible con el técnico, pero compatible a su vez con el práctico. Se trataría de un desarrollo anterior, aunque no necesariamente se dé naturalmente.

 

Para desarrollar este punto Grundy se hace parte de los postulados de Paulo Freire quien desarrolló su trabajo principalmente en alfabetización de adultos. Este programa incluía 3 principios fundamentales: que los aprendices deben ser participantes activos en su aprendizaje; que la experiencia de este aprendizaje debe resultar significativa para el estudiante; y que el aprendizaje debe estar orientado en sentido crítico.

 

Desde este punto de vista, los estudiantes y el profesor son protagonistas en el aula, participando de manera activa en el aprendizaje y en la construcción del conocimiento. Desde esta perspectiva no tiene sentido hablar de la enseñanza sin aprendizaje y viceversa, la pedagogía emancipadora, por tanto, ha de incluir en su significado el acto de enseñanza-aprendizaje.

 

Otro aspecto que destaca Grundy, citando a Freire es que el modelo emancipador extrae su significación de sus comienzos y no de sus fines, permitiendo la negociación entre alumnos y profesores que conlleva reflexiones profundas y sistemáticas que están comprometidas con el acto pedagógico.

 

“El profesor deja de ser meramente quien enseña para ser el mismo enseñado en el diálogo con los alumnos, quienes a su vez, mientras son enseñados, también enseñan… Cada hombre enseña al otro, con la mediación del mundo, de los objetos cognoscibles que el profesor “posee” en la educación masificada” (freire, 1972b, pág. 53)

 

 

El interés "puro", que sin dudas es el de la emancipación, entendida como independencia y autonomía, es el punto central del pensamiento de Habermas El logro es sólo posible a través de la autorreflexión no condicionada, libre de dependencias dogmáticas. El interés técnico, al ocuparse del control, considera al hombre y al mundo como objetos que deben ser regulados. No hay independencia si no hay libertad, de esta manera se instala en la inclinación no en la razón. El interés práctico se acerca a la autonomía y a la libertad.  Los hombres interactúan y configuran significados consensuados a la comprensión de los hechos. Habermas plantea que a pesar del consenso existen riesgos relacionados con la manipulación en la toma de decisiones, por cuestiones de poder.

 

El interés emancipador libera a las personas de la restricción ejercida por lo técnico y del posible fraude de la práctica. Es un tipo de interés que supuestamente lo alcanzaríamos a través de la evolución y está generalmente implícito en el habla.

 

Se llega así el punto máximo del interés emancipador: la crítica. Así como en el técnico es la destreza y en el práctico el juicio, la crítica es la mediación que conduce al conocimiento y a las acciones considerables como verdaderas.

 

La "comunidad crítica" está formada por un conjunto de sujetos que se sienten parte de cuestiones comunes, cuyas preocupaciones similares les permiten la interacción, a través de la solidaridad y con la firme convicción de generar aprendizajes con los demás. En este tipo de contexto es posible la reflexión crítica, la crítica dialéctica de los valores propios y significativos.

 

Se trata de una mediación entre la teoría y la práctica, ya que la ideología opera a través de las prácticas y a través de las ideas que informan las acciones.

 

La praxis es el acto de construir o reconstruir reflexivamente el mundo social. La emancipación se refiere a la realidad social, no se plantea como un logro individual. Shirley Grundy traslada el pensamiento de Habermas a la interpretación del currículum y jerarquiza a la praxis sobre la producción o la práctica que se desarrolla a través de la interacción dinámica de la acción y la reflexión. El mundo de la praxis es el de la interacción cultural y social; la enseñanza y el aprendizaje son el resultado del dialogo entre profesor y alumno.

 

El saber por lo tanto, es una construcción social, los participantes son activos en la construcción de su propio conocimiento y esto los obliga a reflexionar críticamente, a fin de distinguir el saber "natural" y el "cultural".

 

La praxis, al reconocer al saber como construcción social, supone un proceso de construcción de significado que implica conflicto con el significado otorgado desde el poder. Aparece la figura del currículum negociado. El contenido del mismo es puesto a consideración, sometido así a un escrutinio crítico, como sola condición de verdadero; esta verdad debe coincidir con la autenticidad, ha de ser creída, creíble y asumida como tal.

 

La evaluación es parte del proceso de construcción del curriculum y es siempre interna, el control está siempre entre los mismos participantes mediados por la reflexión y la acción cooperativa.  La evaluación es una cuestión elaborada y aceptada por docentes, autoridades y alumnos. Se destaca el concepto de consenso cooperativo sustentado en relaciones simétricas de poder, compromiso, verdad y autenticidad de las propuestas; corrección y adecuación de las mismas en las acciones que emprende el grupo en su totalidad.

 

El currículum se construye en interacción dinámica entre los miembros del grupo-comunidad crítica. Según la autora, la construcción del currículum emancipador supone una relación recíproca entre autorreflexión y acción. A partir de esta visión de los intereses cognitivos vemos que el currículum es entendido como una construcción social, donde se consideran las prácticas curriculares como elementos que surgen de circunstancias históricas en determinados medios sociales.  Es decir, pensar en el currículum sería pensar en la forma en que interactúan un grupo de personas en determinadas circunstancias, o sea, necesitamos conocer el contexto social de la institución educativa siempre en relación con sus propias prácticas curriculares.

 

Para finalizar estas reflexiones cabe mencionar que la visión del currículum como algo no acabado sino como una estructura creativa, generadora y generante de prácticas nos lleva reconocer defectos de muchas concepciones teóricas.

 

Surge la conclusión obvia de que en la actualidad no puede considerarse al currículum como un concepto perfectamente determinado.  El problema de esa imprecisión podría ser resuelto sin demasiada dificultad asignándole una definición precisa, acabando de ese modo con esa especie de ambigüedad. 

 

Esto es, por cierto, posible.  Pero la pregunta que surge es: ¿será ésta una manera conveniente de tratar esa cuestión?  Si las cuestiones vinculadas al currículum han adquirido la fundamental importancia que tienen en las ciencias de la educación, ello no tiene relación con su precisión técnica sino que, por el contrario, tiene que ver justamente con las características de imprecisión del concepto.  Más aún, lleva a pensar que la fuerza de la idea conceptual de currículum tiene su raíz en su presunta ambigüedad, o mejor dicho en su amplitud de mira.  Esta amplitud de mira es la que ha permitido sus cambios, y que en los últimos años se hubieran incorporado aspectos anteriormente no contemplados, estableciendo así una muy clara diferencia con concepciones anteriores.  

 

|

Comentarios

muy buen escrito, pero tendras por ahi la referencia bibliografica?

muchas gracias!!

Responder

Estimados:

Bastante interesante el artículo, claro y la visión del curriculo emancipador resulta ser bastante interesante ya que contempla todos los elementos socioeducativos que deben ser considerados en el sistema escolar.

Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar